viernes, 16 de julio de 2010

Volver


Caen anticipadamente las hojas de mis sueños
como si fuese otoño.

Hoja por hoja, prematuramente atraídas hacia
el suelo.

En el suelo están, como mi corazón.

Y brotan de entre la húmeda tierra,
alimentados por el fértil húmus
nuevos sueños.

Vida nueva, vida que de la muerte nace
dulce, frutal, anaranjada,
porque vuelvo a empezar.

De una forma que no me gusta, como no quisiera,
vuelvo a la tierra y volveré a rodar.

Incertidumbre! Ya estoy de nuevo en casa.