viernes, 11 de noviembre de 2016

Mañana se va

Mi niña,
mi hermana y compañera,
mi primera responsabilidad:
Lo hice mal.


Ella sigue su corazón
con el valor que yo no tuve
y deja a su paso
viento de tempestad.

Mi madre llora,
mi abuela se enoja,
mi hermano triste
y sólo quedará.

Se va la niña ejemplo,
candil de calle
y de casa, oscuridad.
Igual, duele.

Ojalá que todas
las oscuridades fueran
como la de ella.

Ella es luz y vida
que mañana parte
sin saber siquiera
cuando volverá.

¿Qué pude haber hecho?
¿acaso podía,
hacer algo más?

Dar mejor ejemplo.
Saber escuchar.
No juzgar, no reírme.
Ser como mamá.

Nunca lo sabré.

Se va quien
en mi dolor
me entiende.

Me deja
sin quien me guarde
un secreto.
Me diga
una verdad.

Mañana se va
el mejor regalo
que me dieron
mis papás.


martes, 1 de noviembre de 2016

"El amor es su entornada sustancia"




Encendido en los boscajes del tiempo, el amor
es su entornada sustancia. Abre
con hociquillo de marmota,
senderos y senderos
inextricables. Es el camino
de vuelta
de los muertos, el lugar luminoso en donde suelen 
resplandecer. Como zafiros bajo la arena
hacen su playa, hacen sus olas íntimas, su floración
de pedernal, blanca y hundiéndose
y volcando su espuma. Así nos dicen al oído: del viento,
de la calma del agua, y del sol
que toca,
con dedos ígneos y delicados
la frescura vital. Así nos dicen
con su candor de caracolas; así van devanándonos
con su luz, que es piedra,
y que es principio con el agua, y es mar
de hondos follajes
inexpugnables, a los que sólo así, de noche,
nos es dado ver
y encende




viernes, 28 de octubre de 2016

Primeradecorintizando



El amor nunca falla.

Pero el amor que ama sin buscar
el interés propio,
sino que busca el ajeno.
El bien común,
el supremo.

Si no tengo tal amor,
no soy nada
y mi existencia será
sólo un largo sinsentido.
No importarán mis obras,
mis pocos talentos,
ni mis muchas palabras.

Amar es comprender,
ponerme en su traje y su corbata.
Dejar mis tacos y mis faldas.
Amar amor,
eterno fiel.

Amar es considerar siempre
al otro más sabio
sin enojarse.
Sin sentirse herido.
Sin herir a cambio.

Amar es creer,
más allá de toda posible duda,
soportar siempre valiente,
esperar, esperar y esperar.
No irse a dormir
estando enojados.
Amar es perdonar.

En el amor no hay celos,
ni rencor, ni duda.
Ni dolor ni agobio pesado
ni llanto abatido.
No hay traición,
No hay vergüenza.

Si no tengo amor solo soy ruido,
sin nueces, sin ton o comparsa.
Sin luz, sin sol.
Sin Jesús, sin Dios.

Si no tengo amor nada soy




jueves, 27 de octubre de 2016

Siempre nunca



Ayer dormí tarde, intentando comprimir el audio de mi presentación que pensaba enviarle. Pero además, a las 2:00 am aproximadamente, un individuo trató de forzar la cerradura de la puerta principal de la casa. Nos despertó el ruido. Después intentó abrir los vehículos y mi marido lo confrontó desde la ventana de la habitación. Muy descaradamente se paró justo en frente de la casa, y estuvo ahí diciendo insultos mientras mi marido cuestionaba su presencia, hasta que el hombre finalmente, decidió marcharse. Nos demoramos horas en volver a conciliar el sueño. Por eso desperté tarde, sin mucho tiempo extra pero igual, revisé mi correo: la canción más hermosa del día. Un "nosotros", perfecto, suspendido en el tiempo. Pero volvió a sonar la alarma y tenía que regresar al "aquí- ahora"... Que la niña no se ha empezado a arreglar, que había que preparar la bolsa porque toca ir al exhibidor, que no se me olvide mi teléfono para hacer cita con la terapeuta porque mi abuelita está enferma. Pero con su poema en mi buzón de correo, el día parecía pintar bien, a pesar de todo.

Regresé alegre del carrito. Me dirijí feliz a la casa de mi mamá para robarle el wifi, porque quería ver si había algún nuevo mosqueo. ¡Que historia tan diferente! un "no existe nada que sea distinto de nosotros dos" mutó súbitamente en un "la cosa no tiene mucho sentido". Apenas hace dos días, él me pedía " no abandones esto todavía". Al ir leyendo, comprendí que de nuevo estaba viviendo la escena, pero hoy no era yo la que arrancaba, sin expulsar del escritorio, el pendrive. Ya había pasado antes... Al principio, me sorprendí porque no sentí pena. De hecho, como revelación, recordé cómo en esa misma casa, hace años, sentí que mi corazón sangraba cuando me contó lo de su nuevo amor. Me desconcertó darme cuenta del cambio en mi reacción, ante un evento tan similar. Contesté lo más pronto posible, para no prolongar el suspiro contenido y que él pudiera estar tranquilo: aquí ninguna responsabilidad lo ata, él es libre.

Había muchas cosas por hacer:
La niña con hambre saliendo del colegio...
La cita de la abuelita...
No olvidar las compras del mercado...

Pero entre ocupación y ocupación, pensando:
"Se adelantó a la tercera opción"
"Esta vez él es el sensato"
"y yo que apenas iba encontrando un buen modo de querernos, sin pecar"
"ay... su estudio"

Pasando el día, los pensamientos se volvieron más agudos. Él sabe que pude haber elegido como profesión ser investigador privado, así que no demoraría mucho en ver las publicaciones de su mujer y los cambios en su foto de perfil. Vino a mi mente una teoría: Volvió la chispa de Chiloé! Los esposos se han reconciliado, y ese "amor" que me prodigó durante semanas, no era más que la urgencia reprimida de su vientre, y hoy -o ayer- que fue liberada de la forma más placentera, todo volvió a ser claro en su corazón. No necesitaba realmente lo que yo le puedo procurar, parece... Aunque la canción preciosa, con mi nombre, hoy adorne su blog.

(Lo bello no deja de ser bello, solo por no ser verdad)
(Miro su rostro en una fotografía y me cuestiono: ¿Este mes pasado, entre correos y mensajes, si quiera sucedió? ¿acaso fue real?)
De vuelta a las ocupaciones. Un par de horas más distraída en los afanes familiares, en platicar con mi madre después de semanas, recoger la cocina de la enferma y prepararle una merienda que le apeteciera. La abuela se quedó finalmente descansando en su cama. Ya de vuelta en mi hogar después de todo el día afuera y con mi hija jugando en su cuarto, sin rutinas por cumplir demasiado urgentes, vuelvo a pensar. Tal vez no sea nada de aquello que pensé.

Ta vez él tiene el valor que a mí me falta y se ha sacrificado. Tal vez su compromiso con su mujer es más sagrado que el que creo tener con mi marido. Tal vez le preocupe tanto que ponga en juego mi matrimonio... O tal vez sea un poco de todo, un mucho de nada y esté pasando lo de siempre. O siga sin pasar, lo que nunca nos pasa. "Porque nunca es la palabra santa".

Mientras escribo esto, sigo en plan muy analítico, tratando de definir mis sentimientos. "Ana  Karen, ¿qué estas sintiendo?". Y si bien los sentimientos han fluctuado entre desconcierto, duda, nostalgia, incredulidad y hasta atribuir malos motivos, puedo asegurar que no encuentro pena. Hoy, 26 de Octubre de 2016, después de todo el día de estar hurgando en mi corazón, no siento pena.

Porque yo no lo busqué porque en mi vida hiciera falta algo: amor, comprensión, pasión o sexo, que no es lo mismo. Lo busqué porque creí que de alguna manera me necesitaba y la verdad, lo echaba muchísimo de menos. Nada me falta demasiado, excepto "él". Pero, por mucho que me haga falta y a pesar de las carencias o problemas cotidianos e inherentes a la existencia, he podido extraer la savia dulce de la vida y encontrar la felicidad en las pequeñas cosas, sin esperar ya demasiado de aquel "nosotros". Porque yo anhelo un nuevo "nosotros" que es posible, "primero Dios y gracias a mi fe", sin tener que estar pegados. Sin tener que ser parte de la misma tijera.

Yo cambio su nunca, por mi siempre. Y es que siempre seré su partícula lejana aunque tenga mil labores domésticas por realizar y cumpla gustosa con mi deber marital. Aunque sea madre de nuevo o aunque no vuelva a tener a la mano una P.C. o conexión a Internet. Más de una vez volveré a soñar con él y llorar un par de días por lo que no fue, para después volver a quererlo, sin sentir culpa. Siempre lo buscaré desde muy de lejos y sin hacer ruido para tener de él noticias . Siempre estaré -en la medida de mis circunstancias- si me vuelve a necesitar ya sea por unos cuantos días, unas semanas, un mes o un minuto. Siempre seré la que desearía tocar a su puerta, con la Biblia bajo el brazo.

Siempre.

Siempre es la verdadera palabra santa, y en sus cinco letras sí cabe un nuevo mundo.

miércoles, 26 de octubre de 2016

"Trigo"




Con tu recuerdo viviré 
lo que me resta por vivir.
Primero Dios y gracias a mi fe
nos volveremos a reunir.

Recuerdo el sol de tu mirar
que fue un regalo a mi existir,
mis sacrificios supiste pagar
solo con verte sonreír.

Siempre serás amor eterno,
sí, eterno amor.
Solo te pienso y me das
el bálsamo de mi dolor.

Eras el trigo de mi pan,
de ti con hambre me quedé.
Blancas palomas al cielo se van,
un día con ellas llegaré.







jueves, 20 de octubre de 2016

martes, 11 de octubre de 2016

Universo paralelo No.2


Estábamos en tu casa. Tú y yo, recostados en tu cama de mil plazas, platicando (estábamos vestidos, no te preocupes, justo como cuando, recargada en la cabecera y apoyando mi espalda con tres almohadas, me pongo a escribir) (acaso tú haces lo mismo).

Estabas cuidando a tu guagua mientras me contabas, preocupado, la brecha cada vez más grande con tu mujer. Que la notabas cada vez más fría y distante. Pero que sus ausencias en casa -físicamente- ya eran alarmantes. Justo en ese momento, la bebita lloraba de hambre y tenias que consolarla con un biberón. Algo andaba mal.

También preocupada, me fui a casa. Mi marido tampoco estaba, pero cuando por fin llegó, encontró mi computadora con mi correo abierto y leyó nuestros mensajes (como ha pasado antes). Me confrontó, pero su reclamo fue tan vago y tan poco sentido (como nunca ha pasado) que me alarmé. Algo acá también andaba mal.

Nos quedamos de ver al siguiente día, en un parque con bancas y mesas de concreto para picnic, con mosaicos tipo Talavera como mantel. Ibas con la bebe en su cochecito, con su pañalera con leche en polvo y biberones, porque otra vez la mamá no estaba. Yo también llegué con mi hija en su carriola, porque por algún milagro bendito, por un día volvió a ser bebé.

Tendríamos que hacer un plan. No podíamos dejar morir nuestros matrimonios: por nuestros hijos, por nuestro sentido de logro, por nosotros.

Y como en una canción cutre de Arjona, los vimos llegar caminando de la mano. Venían besándose, como lolos namoraos. Tu mujer. Mi marido.

Iban a pololear al parque, mientras tu y yo, planeábamos como recuperarlos.

No esperaban encontrarse con nadie, menos con nosotros y se armó la bronca. Ellos empezaron a reclamarnos, histéricos: "¿qué hacen juntos?"... y nosotros sin poder creer que nos estaba pasando lo mismo, al mismo tiempo y en tan semejantes condiciones.

Sin necesidad ya de esconderse, decidieron mudarse juntos. Discutían -insensiblemente
- en frente de nosotros si sería conveniente mudarse a nuestra casa o la de ustedes, o incluso barajaron la posibilidad de rentar otro piso. Creyeron conveniente que, mientras decidían, nosotros cuidáramos a los niños (todos!) y que pasarían a buscarlos el fin de semana porque se iban de luna de miel.

Se marcharon.
Nosotros no alcanzamos a pronunciar palabra. Estábamos pasmados. Esa tarde tendríamos que resolver que hacer, pero por lo pronto iría a tu casa ayudarte a hacer de comer para los niños (era tu casa por que estaba tu librero). Era abrumador: la Nena, P.P., D. (Maradona), Mi nena, Luchin y la Mariposita... (antes no se añadieron los hijos -ya nacidos- de aquel sueño tuyo con las amantes desconocidas).

Ni siquiera hablábamos. No podía imaginar situación tan desoladora, pero pensé que si algo así me habría de pasar, pues no podía pasarme con mejor persona que contigo.

No me preocupaba por tus hijos, porque sabía que mi marido era buen padre -más o menos- pero me angustié reflexionado que si tu mujer estaba dispuesta a dejar a su hija lactante con hambre, no habría de ser muy cuidadosa con la guagua ajena.

Aún estábamos recogiendo los platos de la cocina, en tu casa, cuando llegaron. Parece que en su viaje el tiempo avanzaba más veloz, porque confesaron que después de una semana juntos habían comprendido que no se soportaban, que extrañaban como locos a sus hijos y rogaron por volver, cada uno con su cada cual. Y nosotros apenas que nos hacíamos a la idea de volver a comenzar.

No sé porque tuvo que ser así mi sueño. Yo estoy segura que tu esposa no sería capaz de dejar a sus hijos. Y de mi marido, no sé... Ni siquiera me pongo a pensar que pasaría si un día me pinta los cuernos. Y si a los dos nos pasara lo mismo, y nuestras depresiones se juntaran, creo moriríamos ahogados -pero abrazados- con nuestras propias lágrimas.

Mi sueño perfecto sería uno en el que estemos todos juntos, en el que pueda abrazarte (mi amigo, mi hermano, mi sinforoso, mi partícula lejana) sin que me ahorque tu mujer o le dé un ataque cardíaco a mi marido. Uno en el que platiques con mi niña y te maravilles con sus ideas y se rían hasta que les duela la panza mientras yo me como a besos a la guagua -esos antojables cachetes- y le digo al peque cuanto envidio sus pestañas.... Y tu esposa, tus hijos mayores y mi marido juegan futbol. Todos juntos. "Debe haber algún lugar en el mundo". Acaso en un parque para picnic como el de este abyecto sueño.


miércoles, 5 de octubre de 2016

Bitácora de recién casada

Tianguis


Noviembre 4, 2011.


Tengo que ir al mercado.
Escoger el pollo más fresco y no olvidar [pedir] que me hagan el favor de quitarle la piel, porque es demasiado cruel para mi hacerle eso a un pollo, aunque ya esté bien muerto. Y se me olvida. Escoger lo más barato pero lo más bueno y regatear, siempre regatear para ahorrar un poco más, aunque no lo necesite, reclamándole a la marchanta el más nimio detalle en la fruta para que me le rebaje un poco, y después al hacerme la cuenta final, exigirle que me le rebaje un poco más. Nunca lo hago y por compasión a una esposa joven e inexperta, solitas me hacen las rebajas.

Pasar al "super" a comprar lo que me hace falta: su caja del cereal para el desayuno, mi avena, los pañales de la bebé... lo demás; siempre se me olvida algo, de todas maneras al día siguiente tengo que volver. Me haré amiga del vigilante.

Tengo que ir a las telas.
Escoger las cortinas que necesito urgentemente (¿cómo se puede hacer el amor así?) y escogeré las más oscuras, que en consecuencia son las más feas, pero no tengo más opción porque a mi esposo le gusta dormir en tinieblas, y caminando entre los rollos y mientras el joven encargado me corta la tela, me voy a acordar de ti. De cuando eras niño e ibas a una tienda así, de las cintas métricas pegadas en las mesas, de las tijerotas que sustrajiste de tu secretaria para poder cortarte las uñas cuando llegaste a Arica porque no tenías ni corta-uñas, ni mucho menos cotones, y se te hacían burbujas en los oidos y no podías escuchar bien el arrullo de los cuculíes; del sinforoblog...

Claro que me voy a acordar de tí.
Siempre lo hago.

Pero volveré a la casa, sin recordar si quiera como lo hice porque todo el camino me habré estado acordando de lo que platicábamos y asustada por mi distracción, porque ahora que soy mamá no me es lícito, me concentraré en hacer la comida, asqueada comprobaré que otra vez se me olvidó pedir que le quitaran la piel al pollo y me iré sumiendo en una espiral de pequeños y graciosos accidentes cotidianos donde no cabes tú.

Aunque más tarde volverás.
Siempre vuelves

martes, 4 de octubre de 2016

El Marido. 1era. Parte

Nota: Para proteger la identidad del protagonista, en lo sucesivo se le denominará "Tao" (Chi-en) al "Marido". ( Tao es un personaje clave en la novela "La hija de la fortuna" de la "bien amada" escritora chilena I.A., y también de la secuela "Retrato en Sepia") (por esta historia conocí Valparaíso y en consecuencia, a tí). Ayer pensé en usar  "Juvenal Urbino" pero odio la referencia.  Se recomienda ampliamente leer este post con un diccionario Mexicano-Español a la mano.

Conocí a Tao a principios del 2008, a meses de haber terminado con mi primer novio. Había escuchado tiempo atrás sobre él, pero sólo malas referencias (en el sentido de que era muy "creído" y "sangrón"). Fue de esas veces en las que percibes que le gustaste a la otra persona y la otra persona sabe que te gusta. Después, coincidimos un par de ocasiones y empezamos a comunicarlos con mensajes de texto. Salimos a charlar dos veces más. Noté que era un buen bailarín y conversador. Me atrajo de él su plática inteligente, apariencia agradable y buen humor. Todo pintaba bien.

Después desapareció.
Como él me había gustado muchísimo, empecé a frecuentar a sus amigos y conocidos con la esperanza de volver a encontrármelo "como quien no quiere la cosa". Pero nada. Parecía que se había desvanecido. (Hasta que fuimos novios supe que la desaparición no fue casual, pues advirtiendo la mutua atracción, comprendió que no estaba listo para algo serio. Además se dejó influenciar por otros factores chismes. Al final estuvo bien, aún no era nuestro momento).

Pero sabes que no soy muy afecta de perder el tiempo y mientras estaba en la búsqueda de Tao, volví a contactar por MSN con mi gran amor de la infancia (R.I.P. chat Msn). Él acababa de cortar con su novia y después de todo yo no tenía ningún compromiso con nadie así que vimos la oportunidad de realizar por fin nuestro amor de chiquillos. Por él abrí este blog y los primeros post iban siempre dedicados a él. (Ya conocía tu blog, de ahí la idea de abrir el mio).

Volví a toparme con Tao, después de medio año -más o menos- él regreso de su desaparición con toda la intención de recuperar el tiempo perdido, pero "too late, my friend", yo ya estaba ocupada.

Entonces empecé a comunicarme contigo. Pronto el individuo que fue mi gran amor de niñez se manifestó como un torpe mequetrefe que me frustraba infinitamente: su falta de carácter, su incapacidad de siquiera mantener un simple trabajo y tomar decisiones sensatas, su "familitis" aguda. Y cuando el tema del matrimonio se volvió más frecuente, las cosas que una vez nos unieron, me parecieron estupideces invalidas e inútiles. Las opciones eran: o te casas o lo dejas. Me daba lástima porque el niño necesitaba una tabla de salvación para salir adelante, pero si yo asumía ese papel, ví clarito que me hundiría con él. Sabía que había hecho muchísimos sacrificios por mí y que a su manera, me quería, pero no se los iba a pagar con mi destino entero. Pedí disculpas, no di detalles y me fui. No a la soltería, por supuesto, porque tu me esperabas, extendiendo la mano, del otro lado (acá hay un dicho para eso: "yo no daba paso sin huarache"). No le dije nada de tí por cortesía, como mi último gesto de aprecio, intentando salvar lo que le quedaba de dignidad.

Ahí entra nuestra historia: la tinta del Yumbina & Toloache.

Todo ese tiempo Tao me seguía rondando. Pero mi corazón estaba en Chile.

La mami empezó a sospechar: ¿Por qué había roto con ese supuesto "gran amor de la infancia" si ya habíamos hablado hasta de matrimonio, ya estaba ahorrando para las cosas de un posible nuevo hogar y yo estaba tan como si nada? Le pareció algo extraño, pero como aquel novio nunca le gustó para mí -aunque lo toleró por casi un año- no le dió demasiado importancia. En cambio Tao siempre le había parecido encantador. ¿Recuerdas que por ese tiempo estaba en un diplomado de Ingles? Entonces empecé a ir a la congregación en ese idioma para practicarlo. Sabía que Tao estaba ahí y la mamá siempre me animaba a ir. Me llegó a decir "ese muchacho me gusta para yerno". Hasta el día de hoy "se dá de topes" y maldice el día en que pronuncio aquellas palabras. Volvimos a salir juntos pero siempre en plan de amigos, acompañando a otros hermanos.

Estuve así varios meses, dándole cierta -falsa- tranquilidad a la mami hasta que su instinto le indicó que algo andaba mal. Y su nariz de sabueso (más su manía de violar la privacidad) la llevó directo a nuestras libretas y encomiendas. Tuve que decir la verdad. Toda la verdad. Que había intimado demasiado con mi novio y que al mismo tiempo me había enamorado de tí. Que sabía que había pecado y que necesitaba arreglar mis asuntos con Jehová en la congregación, pero que seguiría contigo y, si se podía, me iría contigo a Chile. Al principio me creyó loca y después se asustó. ¿Recuerdas? fue como destapar la caja de Pandora. Hasta le enviaste una hermosa carta. Uno tras otro se dejaron venir los eventos críticos. Y Tao seguía mosqueando por ahí

Llegó el día de la reunión. Las cosas fueron muy claras. Estaba mal lo que había pasado con mi novio. Pero estaba más mal lo que estaba pasando contigo porque aún estabas casado con la Gi. Si quería seguir en la congregación debía dar por terminado lo nuestro. Fue terrible. Comprendí que las cosas serían más difíciles de lo que había calculado y no había fecha exacta para tu viaje a México por la situación que había en tu casa. Pasó de todo: me acobardé, pensé en lo duro que todo sería para mi madre y del otro lado estaba la incertidumbre de cuándo se podría realizar lo nuestro.

Hubo otra reunión y se repitió el ultimatum. Aún no se tomaba una resolución. A la mañana siguiente (29/12/09) te escribí mi despedida. Esa noche tenía una cita con Tao que ya intuía sería decisiva, porque presentí que me declararía su intención de empezar algo formal conmigo y yo -en un intento desesperado por ser fiel a mis principios- le confesaría la realidad de mi situación, lo que había pasado con mi pololo y si me alcanzaba el valor, le hablaría de ti. No tuve el valor. Apenas empezó a insinuar su intención, lo paré en seco y le dije que le tenía que decir algo. Lo ví temblar... y sin darle tiempo le "solté la sopa". Pero fui cobarde (me costó un año y medio de mi matrimonio, después) y sólo le hable del pololo y de lo que estaba en juego respecto  a la congregación. Bajó la mirada y no le tomó ni medio minuto mirarme de nuevo y decir que, desde antes que le dijera cualquier cosa, ya había decidido quedarse. Otra vez, alguien iba a estar esperando por mí del otro lado del turbulento río. (Y aunque no mencionamos las palabras precisas,  esa fecha la consideramos como el inicio de nuestro noviazgo.)

No creas que no sufrí. Me partía el corazón ver tus post desgarradores en nuestro -ahora difunto- blog. Mi decisión parecía tomada, pero en mi corazón -y sin que yo me atreviera a confesármelo a mi misma- esperaba un milagro. Tu divorcio. Tu llegada sorpresa a México. Que el mundo se acabara. Puros "sueños guajiros".

Tao me acompañó en el penoso proceso de lo sucedido en la congregación. Hizo todo lo que hace un pololo tierno y genuinamente enamorado. Desde el principio fue evidente que no era como tú, nunca ha sido ni tantito como tú, pero estuvo ahí para mí y aunque no pude evitar compararlos, comprendí que era muy bueno a su muy particular manera. Le dolía ver que nuestra relación fuera prácticamente secreta por mi tropezón pero lo asumió como parte del costo de estar conmigo. Se alejó de sus amigos. Por meses no nos dejábamos ver juntos en ningún sitio público y nuestro amor se limitó a las cuatro paredes del recibidor de mi casa y al espacio semiabierto del pórtico, frente a la buganvilia que años antes, en honor al desamor, planté.

Y eso fue un gran problema.
Todo el tiempo a solas, sin salir y sin muchas cosas por hacer en una habitación de 4 x 3, era predecible hacia dónde avanzaría nuestra relación. Y entonces me contaste de Dani y ahora tú eras el que me "mandaba a la chucha" (11/06/10). Fue día terribilis. Lo recuerdo perfecto porque en la pega nos habían dado la tarde para ver el partido de inauguración del mundial en Sudáfrica y el anfitrión jugaba con México. Leí tu mensaje, lloré en el baño de la oficina. Me subí a mi moto y todo el camino de ida a casa lloré y lloré y lloré. Mi mamá pensó que algo malo me había pasado y cuando le dije de que se trataba, me ubicó en tiempo y espacio: yo te había terminado y ahora estaba con Tao (que para entonces, ya no le simpatizaba tanto). Era obvio: no me ibas a esperar, así como yo no te esperé. Me sentí ridícula y ese día desinstalé los frenos de mi corazón porque supe que ya no había esperanza. Y no pienses que te estoy culpando. El mecanismo de mi afecto por Tao junto con los cariños extralimitados ya se había echado a andar, sólo que ese día me quedé sin excusas que lo contuviera. Razones tenía (y las ignoré), excusas ni una.

Ahí, en el recibidor donde se gestó mi noviazgo con Tao, ahí concebimos a la guagua (14/12/09). (Esa noche también escribí aquella carta a mi padre, que brotó como lágrima desde mi corazón) Pesarón demasiado su virginidad de 28 años y mi efervescencia atormentada burbujeando desde mis 15 y, sobre todo, bajamos tanto la guardia espiritual, que cuando llegó "el deseo de la carne", estábamos demasiado vulnerables para resistirla y, sucumbimos. Pero todo tiene una consecuencia, y la "consecuencia" de esa noche transformaría nuestra existencia. Dice un proverbio que encontré hoy: "¿Puede un hombre andar sobre brasas sin que se le chamusquen los mismos pies?" (Prov. 6:28). Obviamente no lo planeamos y cualquier "precaución" tomada fue insuficiente. Yo solo llegué a pensar en hijos contigo y cuando tocamos el tema con Tao fue un rotundo "no, nunca". Estábamos demasiado sordos por el llamado de nuestro vientre como para reparar en otra posibilidad. Resumiendo: fuimos tontos.

Empecé a sentirme demasiado cansada, con demasiado sueño y con un dolor desconocido por todo el cuerpo. Entonces volví a hacer mis cálculosNi siquiera espere "el retraso"  Le conté a Tao mis sospechas y fuí aterrada a la farmacia por una prueba de embarazo. Encerrada en la regadera pasé los cinco minutos más eternos de mi vida (hasta ese momento). En la ventana de prueba hubo una tenue rayita rosada, y en la ventana de resultados una perfectamente definida raya rosa mexicano. Estaba embarazada. Cualquier miedo, terror, vértigo o desasosiego que hubiese sentido antes, se volvieron nada ese día. Llamé a Tao, que estaba trabajando, y al escuchar "positivo" tuvo que literalmente sostenerse de algo porque su sangre bajó de súbito hasta sus talones. Y como salido de un chiste de humor negro, recibimos como regalo por nuestro primer aniversario de novios, la noticia de mi embarazo. No miento cuando te digo que me quería morir. Las nauseas empezaron ese mismo día (29/12/10) y presas del pánico, solo atinamos a mantenerlo en secreto.

Pero el olfato de la mami para detectar mis angustias se activó otra vez y tuve que fingirme enferma. Gastritis, colitis, amigdalitis. En menos de dos meses, perdí 10kg y la mamá me confrontó de nuevo. Me preguntó hasta por mi ultimo periodo y dolorosamente, como tantas veces antes, le mentí. Le dije que me casaría con Tao, que no habría fiesta y que no quería más preguntas. Cuando me entregaron la casa que había tramitado con mi seguridad social, lo asociamos como algo a lo qué aferrarnos y un respaldo, un lugar al cual llegar si nuestros respectivos padres nos corrían de su casa; nos armamos de valor y a la primera que le dijimos fue a mi mamá. No necesité más juicio de ella que la mirada de sus ojos llenos de lágrimas que preguntaba "¿cómo pudiste hacerme esto?.. y ese día empezó a odiar a Tao.

A pesar de todo, no nos corrieron de nuestras casas pero sabíamos que teníamos que enfrentar -nuevamente- un comité (así se llaman esas reuniones). Ese fin de semana, solita porque Tao estaba en viaje de negocios, me realicé los análisis pre nupciales requeridos por el registro civil y después fui a mi segunda ecografía. Estaba en permanente angustia, mas la ilusión de escuchar nuevamente el corazoncito de mi guagua me tenía asumiendo todo con entereza. Pero en consulta, con un transductor de forma fálica urgando desagradablemente en mis entrañas, el momento de escuchar tan ansiados latidos no llegó. La gine movía el aparatejo para un lado y para el otro pero cuando hizo gesto de preocupación, inquirí. Su respuesta me heló los huesos: "No encuentro su latido y la eco muestra que hay abundante hemorragia en la zona donde está la placenta. A veces eso pasa, los embriones vienen bien y sin razón aparente después simplemente ya no están. Te daré algunos suplementos y te programaré cita en tres días. Si se repite la situación, te voy a tener que hacer un legrado." El regreso a casa fue un tormento. Le conté a Tao y se culpó por no estar conmigo en ese momento. La mami me encontró hecha un mar de lágrimas y le conté: en ese momento me perdonó todo. Era un sábado por la tarde, pero me prometió que a primera hora el lunes me llevaría con otro médico y exigiríamos una segunda opinión. Algo estaba mal porque además de mi ánimo, físicamente me sentía morir. Le rogué a mi bebé que fuera fuerte y que se quedara, le imploré que me perdonara por haber renegado antes de su existencia y le hable de todo lo que haríamos juntas si me daba la oportunidad de ser su mamá. (Ahora miro a la niña y comprendo que sin saberlo ese día sellé mi destino: un pacto eterno para con ella. Y mi pacto del "para siempre" fue primero con ella, la Victoria de mi vida, antes que con su padre) El domingo que llegó Tao, así toda moribunda, hablamos con los hermanos. Fueron muy compasivos y decidieron esperar hasta que tuviéramos noticias de la salud de la guagua y que estuviéramos casados para hacer el comité. No consideraron amoroso agobiarnos con más. Mi mamá me llevó el lunes, tal como prometió, con otro doctor. Las dos lloramos aliviadas cuando finalmente escuchamos sus latidos, perfectos. El médico nos tranquilizó argumentando que seguramente todo era propio del estrés emocional en el que estaba. Lo dedujo todo después de llenar los datos de mi historial medico y ver de reojo el moratón que tenía en el brazo por los análisis de sangre (nunca entendí el porqué del diagnóstico de la otra doctora, pero me hierve la sangre al pensar que estuvo "a un pelo" de matar a mi hija). Algo de alivio llegó. Decidimos que hasta que renunciara de mi empleo no nos mudaríamos de ciudad y los papás de Tao nos ayudaron amorosamente a acondicionar la casa donde viviríamos nuestro primer mes de casados.

Finalmente llegó el día del enlace (19/02/2010). La mamita, aunque ya me había perdonado, se resolvió a no estar presente para el matrimonio como muestra de su inconformidad ante la forma en que habíamos decidido que fueran las cosas, así como mi hermana declinó mi invitación a que firmara en el acta como testigo, por la misma razón. Nadie de mi familia estuvo allí, y lo acepté comprendiendo totalmente sus motivos. Sólo dos de mis mejores amigas me acompañaron. De Tao, fueron sus familiares más allegados, pero su madre lloró y su hermano se emborrachó, ambos bajo la excusa de la tristeza que les casusaba la boda y las condiciones en que se daba. La vergüenza me impidió que incluso a mis mejores amigas (que no son cristianas) les confesara mi embarazo, y solo una, después de la comida que pagó mi suegro para hacer menos fúnebre la ocasión, se enteró por su intuición de estudiante de medicina y por un comentario de Tao que estábamos esperando bebé. Prometió guardar mi secreto hasta que yo estuviera lista para decirle a las demás. Ese día me propuse que fuera el primero del resto de nuestras vidas y con ese pensamiento en mente, partimos a la luna de miel

Como serían de absurdas las cosas, que hasta esa noche, por primera vez -en vivo- ví a un hombre desnudo. Ni siquiera lo había visto a él y sin embargo ya teníamos una criatura creciendo en mi vientre. Esas horas componen un apasionado cuadro casi surrealista el cual forma parte de las estampas que atesoro y me detengo a recordar detalle por detalle cuando mi fe en lo que tenemos con Tao se tambalea. Ya sin culpas, pero con la ansiedad de un deseo largamente postergado, hicimos por primera vez el amor. Pero era muy temprano aún e hicimos nuestra la fiesta de "sábado por la noche" que ofrecía el hotel en la recepción y bailamos en la concurrida pista un largo popurrí de ritmos latinos, merengue y salsa. Escapando de ahí, acalorados, caminamos bajo un cielo sin luna a la orilla del mar  y aun no habían pasado  ni quince minutos cuando, solo con mirarnos a los ojos y sin decir una palabra, decidimos regresar  a la habitación y volver a hacer el amor. La arena tibia y el mar agitado podían esperar. Después oramos juntos tomados de las manos y pedimos perdón a Jehová por lo que habíamos hecho. Rogamos su guía y fortaleza para enfrentar el porvenir doloroso que escogimos sin pensarlo bien  y antes de irnos a dormir por primera vez juntos, bueno... Por fin, eramos marido y mujer. Por fin tuve un hombre para mí y me volví una mujer para alguien (sí, mujer, porque cuando contemplé mi silueta desnuda en el inmenso espejo de baño y noté mi incipiente barriga, también en ese momento sentí que me convertí en mujer). Las dosis de amor continuamos tomando devotos a la mañana siguiente, conscientes de lo que nos esperaba cuando volviéramos a la realidad después de nuestra inolvidable noche de bodas.

(Todo este tiempo no te menciono porque me sentía como enojada contigo. Desde que te conté que estaba embarazada, las conversaciones se tornaron peliagudas y sentí que se fracturó algo entre nosotros. Criticaste a Tao por embarazarme, me hablaste de que tu hacías lo mismo con la Dani y que tú, con tu experiencia (de hombre de verdad) no la habías preñado. No sé a que venía al caso, pero usaste la frase "lo cortes no quita lo caliente" y decidí sacarte, al menos por un buen rato, de la ecuación. No tenía caso seguir con esa linea y yo ya tenía demasiadas cosas en que pensar. Acaso estabas enojado tú también conmigo y una vez que renuncié al trabajo, nos distanciamos por primera vez, de verdad.)

Finalmente el comité llegó pero los resultados, aunque fueron diferentes para cada uno, nos dejaron devastados por igual: Él, con su expediente casi limpio podía seguir en la congregación, no sin antes ser amonestado seriamente. Yo, con mi historial mancillado -por mi solita- y con un patrón de pecar una y otra vez sin arrepentirme de corazón, no podía seguir. Estaba fuera. Mi influencia podía corromper al pueblo de Dios y peor aún manchar Su Santo Nombre. Cuando me dieron la noticia, comprendí la magnitud de mis actos. Comprendí cuanto lastimé a mi madre, mi familia, mis hermanos espirituales, a mi misma y a mi Dios. Otra vez lloré, como lo haría durante muchas más noches, infinitamente triste. Y ese dolor lo padeció Tao, conmigo, porque después de todo también era suyo.

Y empezó a pasarme lo que decías, la forma en que, ante el dolor, los recuerdos se desdibujan y hay como una enorme laguna negra que alberga esos días, desde finales de febrero hasta que nació la niña.

Pero conservo intacto lo bonito de ese primer mes de casados. el mes de tantas " primeras veces"; la casita que nos albergó por 30 días y que fue testigo del descubrimiento -como cachorros- de nuestra sexualidad compartida. Ahí caí en cuenta que estaba irremediablemente mucho más que enamorada de Tao y ví, en un destello de lucidez, el potencial que teníamos como pareja. Recuerdo el día que nos mudamos a la ciudad donde está su negocio, y cómo hicimos el amor entre del desorden de la mudanza, con la temperatura de un horno para hacer pan, apenas abanicados por un ventilador blanco de piso. Mientras vivimos ahí, al mismo ritmo que crecía la panza, se iban comprendiendo más nuestros cuerpos y pasamos a una dulce etapa de sesiones amorosas sin prisas, infinitamente placenteras. Nos volvimos cómplices amantes y nunca nos estorbó mi creciente barriga. Ahí, en esa otra casita, descubrí que lo amaba.

Cuando estaba a poco menos de dos meses de dar a luz, sin afán de presumir, le conté a la única de mis amigas que estaba casada cómo me sentía -tan radiante de adentro hacia afuera-, suspiró como triste y me dijo algo parecido a que sólo estaba embriagada con las mieles del sexo, pero que apenas pasara el primer año de matrimonio, todo eso acabaría, y a juzgar por su expresión, me lo estaba diciendo con pleno conocimiento de causa. La contradije y le aseguré que no sería mi caso. Dos años después ella se divorció pero todo este tiempo, "a tiros y sombrerazos" esa embriaguez, constante aunque no sin sobresaltos, es uno de los pilares que sostienen nuestra unión. Falla eso y nos falla lo demás.

Me casé embarazada, como en "un volado", pero con todos lo deseos del mundo de que al final las cosas salieran bien, apostando a favor de Tao mi completa esperanza de un futuro feliz.
El "volado" se ha echado varias veces y me alegra decir que hasta ahora, todavía no pierdo la apuesta.

martes, 27 de septiembre de 2016

Universo paralelo No.1





Anoche tuve el sueño más extraño que recuerde (por ahora).

Yo era una especie de mujer seductora que trabajaba como geisha latina, o algo así. No me pareció que fuera tan terrible desempeñarme en ello porque todo estaba decorado primorosamente y los "clientes" o lo que fueran, eran de lo más amables. Sin embargo, trabajaba por dinero y "no por amor al arte" para mantener a mi hija, porque era madre soltera y supongo que fue por esa razón que tuve que volver a vivir a mi casa, con mi mamá.

La situación se volvió insostenible porque me ví obligada a buscar la ayuda de los abuelos de la niña. Y después de solicitar su presencia en una carta ¿a que no sabes quiénes aparecieron? Los Nonos. Sí, tus padres. (Fue tanta mi sorpresa cuando ellos aparecieron que casi me despierto)

La Nona estaba muy alterada, parecía como si hubiésemos tenido problemas antes, porque me reclamaba cosas extrañas. Yo sólo lo atribuía a que quizás estaba pensando en alguien más, o que me había olvidado después de su derrame (¿eso fue lo que le pasó? Es decir, en la vida real). Pero el Nono estaba muy serio. Se veía molesto, incomodo por el encuentro, pero sereno. Al final, dejaron los problemas del pasado atrás (cuales quiera que hayan sido) y acordaron ayudarme con la manutención de la niña y empezar a visitarla

Pero no apareciste en el sueño, ni supe que había pasado con nosotros.

Después hubo una boda. Mi hermana se casaba pero con su primer novio! (No sé a qué hora se divorció, porque de hecho él ahora está casado o ¡tal vez serían polígamos! cualquier cosa puede pasar, ¿cierto?). Fue una boda mexicana pero como las que se ven en las películas gringas: todo polvoriento, con muchos invitados y todos vestidos como rancheros del tiempo de la Revolución  Mexicana. Se veían tan felices y todo mundo estaba ahí, hasta los Nonos.

Menos tú.
Y textrañé


lunes, 26 de septiembre de 2016

Mi hermana, mi sangre


Resultado de imagen para cuando alguien se va el que se queda sufre mas




¿No le pasa que mientras nos comunicamos por el mensajero, parece que no somos los mismos?
Es extraño.

Pero te leo, en tu blog, y me pareces el de toda la vida.


Hay algo que quiero contarte.
Por ahora es mi mayor preocupación y la razón principal de mis desvelos.

Mi hermana, de 23 años, se va a casar.
Con un extranjero.
Que vive en su país de origen.
Su relación ha sido mayormente a distancia.
Él es mayor que ella.
Divorciado, sin hijos.

Claramente reconozco la historia.

Ella es precursora, es decir, dedica 70 Hrs al mes a predicar y conducir estudios. Y la veo disfrutar inmensamente de hacerlo. No es como si fuera un trabajo o una obligación, es lo que aparentemente le dá sentido a su vida y la hace feliz (más adelante le explicaré porqué "aparentemente"). Hace un par de años se iniciaron rutas de predicación en Centroamérica -financiadas por los mismos precursores que desearan participar- y ella estuvo en Honduras, un año después en Guatemala y otro año más tarde alternó un mes y medio en Honduras y otro mes y medio en Guatemala.

Conoció a su futuro esposo durante su estancia en Honduras del último viaje. Se vieron en total cinco veces. Volvió decidida a irse. No importó cuantos ni cuánto intentamos razonar con ella, apenas hace unos meses nos informó que el matrimonio se haría en agosto. Mi mamá sólo logró ganar tiempo y la boda se aplazó hasta noviembre de este año.

Ha sido desgastante. He visto a mi madre consumirse de a poco en la lucha por retener a su hija, de protegerla de lo que, desde su experiencia, parece un desastre inminente. Impotente, he contemplado  a mi hermana atrincherada en su postura de que nada ni nadie la hará cambiar de opinión, porque ella jura y perjura que su fuente de felicidad está allá, lejos de su familia con alguien que -para cuestiones prácticas- es en realidad un desconocido. Y los rasgos que nosotros encontramos obvios y nos alarman, ella no los ve, o los admira o los considera de poca importancia. (Con la sinforosidad que heredamos de nuestro padre, atribuimos poderes milagrosos al amor, que personificamos en nuestras parejas. Ella, cuando no tiene novio, vive frustrada, infeliz. Y eso que nunca ha tenido ni una sola relación saludable y normal que le de felicidad, si acaso por contados momentos. Ni el servicio a Dios le satisface plenamente, lo cual, sobra decir, es muy triste).


Llegando a este punto, tú sabrás que secretamente la entiendo y hasta un poquitín la envidio.

Yo no pude ser tan terca, tan desapegada. Ni tan egoísta (¡Y no sabes cuanto quise ser egoísta!) Yo no fui capaz de cortar el cordón umbilical tan de tajo. Apenas me di cuenta de la magnitud de mis proyectos, de la inmensa cantidad de kilómetros que me separaría de mi sangre, apenas vi el miedo en la cara de mi madre al saber que -desde su óptica- estaría mostrando más apego a un desconocido que a ella que me había amado incondicionalmente toda mi vida, apenas pasó eso y volé nuestros sueños, un castillo de naipes, con la ráfaga mortal de mi despedida.


(Siempre te voy a pedir que me perdones por eso, aunque me digas que no te debía nada. Fallé a mi palabra, rompí mis promesas, estoy consciente de ello)


Ella no ve las cosas como las ví entonces y mucho menos como las veo ahora.
Yo estaba huyendo de tantas cosas, como tú huías de tanto cuando te fuiste a Arica. Mi relación con mi hermana tenía demasiados roces, odiaba a mi padre, estaba resentida con mi hermano por haberse ido con el, y con mi madre había estado en un estira y afloja con su absorbente amor pero tan irritantemente controlador que solo pensaba en no tener que sentirlo más y poder, finalmente, respirar lejos de su sombra. Me había topado con jóvenes que parecían tener potencial para amarme pero que me habían decepcionado tanto y sólo me dejaron la sangre en ebullición atrapada bajo mi pellejo, sintiéndome todo el tiempo sola, incomprendida, juzgada... Y entonces, te conocí a ti.

Me deslumbraste, simplemente.
Apenas entraste a mi vida y me enamoré de tu historia, de tu cultura, de tu poesía cotidiana, de tu corazón de tormenta (de tus ojos verdes, tus pecas y tu barba rojiza). Y dejaste que te descubriera más profundamente. Entonces destruiste cada una de mis aspiraciones y las subiste de nivel. Cambiaste mis parámetros de lo bueno, deseable, admirable, de lo ideal. Y lo sublime cobró para mí otro significado. Tantos sueños compartidos, todo lo que me enseñaste, lo que me hiciste crecer... Y cuando La Verdad entró en el cuadro, parecía que no podía pedir más. Yo apreciaba todo ese conocimiento bíblico, pero compartirlo contigo y ver la forma en que tocaba tu corazón, me hizo que amara profundamente todas aquellas perlas valiosísimas, ese tesoro incalculable que por años dí por sentado. Experimenté junto contigo un gozo único.
Sentí entonces que solo quería vivir para nuestra luz. 
Y que el mundo entero rodara: tu ex, mi madre, mi vida, mi sangre, tus responsabilidades. 

Cuando pienso en eso,  por un segundo, veo en mi hermana lo que viví.

Pero en lo demás, no la entiendo ni tantito. Él no es una persona como tú. Dejemos totalmente a un lado el físico y centrémonos en el corazón porque de atractivo yo le encuentro un "0" (cero). Es mi hermano espiritual y trato de no ser despectiva ni prejuiciosa, pero evidentemente hay un abismo entre ustedes. Él nació en la sierra hondureña y cierto que se ha superado porque es hermanito desde pequeño y ya sabes cómo Jehová nos educa, pero es un hombre que no terminó ni la secundaria, trabaja intermitentemente en la construcción y -aquí viene lo malo- no tiene ni un ápice de modestia y humildad. Lo que he oído de su boca es puro orgullo, soberbia, y hasta destellos de un individuo posesivo y manipulador en potencia (que conste que conociendo a Jah eso está muy mal y no debería suceder, pero todos somos imperfectos, por ejemplo: la que escribe, potencialmente infiel). Parece que la traición de su primera mujer fue el motivo del divorcio. Pero tú y yo sabemos -ahora lo sé- qué un matrimonio es de dos y difícilmente colapsa por una sola persona. "O hiciste algo o dejaste de hacer algo", ahora dice mi marido después de haberlo asimilado para provecho de nuestra unión. Este hombre no tiene más nada que ofrecerle a mi hermana, solo su "amor". Como si de amor se pudiera vivir, nada más. "Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana" reza el dicho. No tenemos ni siquiera la certeza de que ella pueda volver por sus medios a su país, una vez que se vaya. Por el antecedente de cero autoestima en mi hermana y sin un parámetro real de lo que es un bonito amor, y por los claros tintes de macho arcaico manipulador e inseguro de su novio, se está creando la formula perfecta para la tragedia. Y eso me aterra.

Entiendo que te puedas enamorar de alguien a distancia.
Entiendo que quieras dejar atrás tu pasado y sueñes con una vida nueva. 
Entiendo que, cuando se trata de hablar de sentimientos, uno termina enamorándose de quien le escucha, porque todo se idealiza y no hay hechos tangibles por los cuales ser juzgado, la mayor parte del tiempo al menos. 

Pero no entiendo que quiera dejar atrás su vida. En la congregación todas las hermanas la quieren mucho y se ha ganado la estima de los varones. Al menos del Salón para adentro, es como el modelo de hermanita que los hermanos buscan para esposa. Las cosas han cambiado mucho con respecto al tiempo en que estuvimos juntos. Las relaciones familiares han mejorado muchísimo. No tal como quisiéramos, pero hemos podido retomar poco a poco la relación con nuestro padre. Hasta nos ha pedido perdón por lo sucedido a cada uno de nosotros, incluso a mi mamá. Nuestro hermano regresó a la casa y ha sido un gusto que volviera a nuestra vida. Es un niño encantador (de 21 años) cariñoso, atento, empático y que sobre todas las cosas ama a Jehová y transmite ese amor. Mi mamá "le ha bajado dos rayitas" a su manía de querer controlar hasta nuestro peinado, sobre todo con mi hermana que desde siempre ha tenido un caracter irascible y no se le puede decir nada que no sea de su agrado sin que explote. Incluso entre mi hermana y yo las cosas habían mejorado muchísimo. Llegamos a platicar mucho sobre nuestros sentimientos, sobre como padecimos cada una de forma diferente la partida de mi padre -yo refugiándome en las relaciones poco castas con mis novios y ella dedicándose a Dios- y la admiré enormemente por eso. A mi vista llegó a ser lo que yo habría querido ser si hubiese sido más sensata, y se lo dije muchas veces. La apoyé en sus campañas de predicación, le di trabajo, la llevé y recogí de los aeropuertos... Y aun así quiere huir.

A mi mamá le quita una hija, a mi me deja sin hermana, y a mi abue de 81 años sin nieta, a mi hija sin tía. No piensa en la preocupación que le causa a mi madre (vive en un eterno "¿y si él la trata mal, y si se enferma, y si tiene un bebé, si no tienen para comer, y si...?),  no piensa que me quita lo mas cercano que tengo a una amiga cristiana, y que al irse renuncia a ayudar a mi madre para en un futuro, enfrentar el trance de la senectud de mi abue -que gracias a Dios por ahora sigue lúcida- e incluso ayudarnos a sus hermanos cuando nos toque  ese mismo trance con nuestros padres.

Además, ahora soy madre. Me pongo en los zapatos de quien ha sido mi incondicional y tan solo de pensar en que eso me pasara a mí con mi hija, se fragmenta mi corazón en mil pedazos. Y no porque los hijos nos pertenezcan, sino porque aunque sabemos que algún día eventual y saludablemente se irán de nuestro regazo, tampoco está en nuestro plan que se vayan tan lejos. Pues si llegan  a necesitarnos, como tantos años lo hicieron, ¿cómo podremos ayudarlos si no están cerca ? ¿cómo poder incluso saber si están bien, realmente?

Sólo me queda confiar en Jehová. Pedirle que le dé las armas para afrontar el destino que está escogiendo para sí misma. Y a nosotros que nos ayude con fuerza para sobrellevar su partida y cuales quiera que sean las consecuencias de su decisión. Porque "cuando alguien se va, el que se queda sufre mas".






lunes, 8 de agosto de 2016

Hasta la raíz

Estoy inquieta. ¿Me llamaste con el pensamiento o algo por el estilo? ¿Pensaste intensamente en mí o acaso mi recuerdo pasó por tu mente?

Es que soñé contigo y tú sabes que los sueños para mí son brutales. 
Desperté abrumada, literalmente temblando. Fue la madrugada del sábado.
Quería destruir el mundo. Los primeros minutos al despertar, el tiempo que me toma descubrir frustrada que ha terminado el sueño, son como para perder el juicio.
Porque desearía quedarme un poco más, onironauta por una vez tan siquiera, y vernos por fin a los ojos y despedirnos en paz.
Pero no puedo y me dan ganas de llorando, gritar rabiosa y solo puedo apretar impotente los dientes y sufrir en silencio.
(Mea culpa, lo sé)

¿Te ha pasado?
Hace mucho que no soñaba contigo, tal vez un año, quizás un poco más.

¿Estás bien?
En cuanto pude busqué en mi correo si acaso había algún mensaje tuyo, algún llamado urgente. Nada.
"Estalkie" a Natalia, investigando novedades, alguna pista delatora pero todo parece estar afortunadamente en orden.

Seguro fue mi conciencia acusadora, no sé.
Me mantuve ocupada. Hasta hoy recordé tu blog. Hay una entrada el 5 de agosto. Hablas de sueños. Justo la madrugada de un día antes que mi sueño.
¿Coincidencia?

La mayor parte del tiempo estoy bien y me tranquilizo pensando en que tú también lo estás. Me digo a mí misma: cada uno, con su cada cual, estamos felices y somos plenos. Volvimos a amar.

Pero otros días, como estos, no sé lidiar con la carga.
Esa dualidad en mi mente y corazón. Si pienso en ti, ¿lo traiciono a él? Y escapar de ti, perderme para ir con él, ¿no constituyó acaso una traición también?. ¿A quién le estoy fallando más: a ti, a él, a mí o a Dios?

Puede que esa incógnita, vivir en la incongruencia, sea lo que me está enfermando. Tengo que resolver esto, acomodarlo en algún buen lugar para no dañar más a nadie. Son casi siete años los que lleva oprimiendo mi corazón ese peso.

No te he olvidado.

Pero me siento amada por él. Feliz la mayor parte del tiempo e inmensamente agradecida con Dios por -a pesar de todo- darme un buen marido y buen padre para mi hija. Aunque lo creí imposible, me volví a topar con un gran hombre. (Perdón, siento que siempre te digo lo mismo). 
Sin él saberlo, me ha llevado tomada de la mano a recorrer parte del camino que en el ámbito de los sueños compartidos, tracé contigo, y por increíble que parezca los ha hecho realidad. Yo de ninguna manera quiero que llegue el día en que tenga que subir una escalera para ir a rescatar al loro huidizo. Por si las dudas, deliberadamente no tengo loro, ni escalera, ni árbol de mango. Y no quiero romperle el corazón y hacer que se vaya porque ya no concibo la vida sin él. Sin lo que construimos juntos.

Pero heme aquí pensando en ti. Escribiéndote, esperando que algún día, por casualidad leas esto.
No escribo a tus correos porque de hecho no sé si pueda ocasionarte problemas. Es lo último que quiero.

Aunque a veces no te recuerde, sigues viviendo en mí.
Muchas canciones suenan en mi mente con tu voz y muchas historias las termino leyendo con tu hermosa y única caligrafía. Incluso con la que es apresurada e indescifrable a primera vista. Nunca faltan el montón de aquellas pequeñas cosas.
Sé que soy quién soy en buena medida por haberme topado contigo, por todo lo que vivimos, escribimos y dijimos. Por lo que soñamos. Lo que compartimos.
Y, aunque he crecido, madurado y cambiado bastante ahora con él, hasta el día en que muera vivirá algo de ti en mí.

Te llevo en mi raíz.

Veo a tus hijos hermosos, tan grandes ya. ¡Cuánta nostalgia! A los más pequeñitos, tan preciosos. Pedacitos de ti que me provocan infinita ternura.
Y finalmente contemplo con reverencia a la inmensa Natalia.
Sé que no puedo competir con ella. Ni intento hacerlo, por supuesto. La veo como si fuera La Pilar que siempre esperaste: fuerte, inteligente, guerrera, madura, plena, bella como ella sola... Realmente un pilar. No una mariposa, veleidosa, luciérnaga huidiza, forastera. Como yo.


Ya no espero mucho de la palabra "nosotros" que ha sido borrada de a poco con el tiempo.
Solo aspiro a vivir un poco en ti, como tú vives en mí.