viernes, 11 de noviembre de 2016

Mañana se va

Mi niña,
mi hermana y compañera,
mi primera responsabilidad:
Lo hice mal.


Ella sigue su corazón
con el valor que yo no tuve
y deja a su paso
viento de tempestad.

Mi madre llora,
mi abuela se enoja,
mi hermano triste
y sólo quedará.

Se va la niña ejemplo,
candil de calle
y de casa, oscuridad.
Igual, duele.

Ojalá que todas
las oscuridades fueran
como la de ella.

Ella es luz y vida
que mañana parte
sin saber siquiera
cuando volverá.

¿Qué pude haber hecho?
¿acaso podía,
hacer algo más?

Dar mejor ejemplo.
Saber escuchar.
No juzgar, no reírme.
Ser como mamá.

Nunca lo sabré.

Se va quien
en mi dolor
me entiende.

Me deja
sin quien me guarde
un secreto.
Me diga
una verdad.

Mañana se va
el mejor regalo
que me dieron
mis papás.


martes, 1 de noviembre de 2016

"El amor es su entornada sustancia"




Encendido en los boscajes del tiempo, el amor
es su entornada sustancia. Abre
con hociquillo de marmota,
senderos y senderos
inextricables. Es el camino
de vuelta
de los muertos, el lugar luminoso en donde suelen 
resplandecer. Como zafiros bajo la arena
hacen su playa, hacen sus olas íntimas, su floración
de pedernal, blanca y hundiéndose
y volcando su espuma. Así nos dicen al oído: del viento,
de la calma del agua, y del sol
que toca,
con dedos ígneos y delicados
la frescura vital. Así nos dicen
con su candor de caracolas; así van devanándonos
con su luz, que es piedra,
y que es principio con el agua, y es mar
de hondos follajes
inexpugnables, a los que sólo así, de noche,
nos es dado ver
y encende